Inicio arrow Ansiedad/Fobias arrow An.Generalizada SpanishCatalàEnglish
28.06.2017
Menu Inicio
Inicio
Artículos
Buscar
Contacta
Mapa Web
Menu Terapias
Somatic Experiencing
EMDR
Niños/Adolescentes
Terapia Individual
Terapia de Pareja
Terapia Familiar
Asesoramiento
Hipnosis
PNL
Novedades
AnsiedadGen Imprimir E-mail

ANSIEDAD GENERALIZADA

El Trastorno de Ansiedad Generalizada se caracteriza por una preocupación y ansiedad excesivas, persistentes y difíciles de controlar sobre actividades como el rendimiento laboral o escolar.

Las áreas mas comunes suelen hacer referencia a circunstancias de la vida cotidiana como la familia, los amigos, el dinero, el trabajo, los estudios, el manejo de la casa y la salud.

Las preocupaciones suelen ser por cuestiones menores como las faenas domésticas, la reparación del coche o llegar tarde a una cita.

La preocupación en estos casos es como una sucesión de pensamientos, sentimientos e imágenes con una carga de sufriendo y relativamente incontrolable, orientada hacia un peligro futuro que se percibe como incontrolable. Hay una cierta relación entre las preocupaciones y la intolerancia a la incertidumbre.

Así, las personas que padecen este trastorno suelen estar constantemente preocupadas, y por lo general solo dejan un tema de preocupación ante la aparición de un nuevo tema de preocupación.

“El individuo tiende a dar vueltas en su cabeza a estas cuestiones, resultándole muy difícil alcanzar una solución, tomar decisiones, llevar a cabo una actuación decisiva y vivir con relativa tranquilidad con las consecuencias.

Por el contrario, suelen darle vueltas y más vueltas a, y preocuparse con, las posibilidades negativas, los errores y equivocaciones potenciales, y los fracasos y dificultades reales e imaginarios. Es como si estuvieran petrificados en las primeras etapas de una solución de problemas”. (Deffenbacher).

Edad de inicio:

Suele comenzar en la infancia y la adolescencia, aunque en algunos casos puede iniciarse después de los 20 años.

En niños y adolescentes, se aumenta la preocupación por su competencia o la calidad de su actuación en la escuela o los deportes, incluso cuando no son evaluados.

También pueden preocuparse por la puntualidad y los acontecimientos catastróficos, mostrándose conformistas, perfeccionistas, inseguros de sí mismos y buscando la continua aprobación y ser tranquilizados.

Los síntomas mas frecuentes son:

Inquietud o impaciencia, fatigabilidad, dificultades de concentración, quedarse en blanco, irritabilidad, tensiones musculares y dificultades en el sueño.

Otros posibles síntomas: temblores, sacudidas, dolores o entumecimientos musculares, manos frías y húmedas, boca seca, sudoración, náusea o diarrea, polaquiuria, dificultad para tragar o nudo en la garganta y respuestas exageradas de sobresalto.

Aspectos cognitivos:

Particularmente en la ansiedad generalizada, (Beck) distingue cinco categorías de distorsiones cognitivas: miedo al daño físico, miedo a la enfermedad mental, a la pérdida de control; miedo al fracaso y a la incapacidad para afrontar las situaciones, así como miedo a ser rechazado o despreciado. Son personas que tienen dudas sobre su autovalía y competencia, que tienden a preocuparse excesivamente por todo

También presenta distorsiones cognitivas referidas a una sobrevaloración de la probabilidad de que ocurra un suceso temido, o sobre su severidad, así como infravaloración de sus recursos de afrontamiento y de la posibilidad de recibir ayuda de otros.

Se han utilizado diversas técnicas para tratar el trastorno de ansiedad generalizada. Debido al carácter multidimensional de la respuesta de ansiedad, suelen emplearse combinaciones de técnicas dirigidas a incidir sobre los aspectos tanto fisiológicos como cognitivos y conductuales. En este sentido, se podría decir que existen tres tipos de técnicas de reducción de ansiedad:

- Técnicas dirigidas a la reducción del nivel de activación: como las técnicas de relajación y respiración y las técnicas de biofeedback.

- Técnicas de exposición: constituidas por un conjunto de procedimientos dirigidos a exponer al paciente, de forma imaginaria o real, a estímulos y situaciones que le producen ansiedad. En esta categoría se incluyen la desensibilización sistemática, las distintas formas de exposición y el modelado.

- Técnicas cognitivas: abarcan un conjunto de técnicas cuyo objetivo es lograr un cambio de conducta a través de la modificación de las cogniciones. Aquí se encuentran la terapia cognitiva de Beck y la inoculación al estrés

Las técnicas cognitivo-conductuales estarían constituidas por los dos últimos grupos y han resultado ser de gran utilidad en el tratamiento de la ansiedad, debido a que, al mismo tiempo, se logran modificar distorsiones cognitivas productoras de estímulos ansiógenos e instruir al paciente en técnicas que le permiten enfrentarse mejor a situaciones reales de estrés que le lo cual le proporciona mayor seguridad en sí mismo y que por lo tanto disminuyen sus respuestas de ansiedad. En este caso, las técnicas ayudan a disminuir la intensidad y duración de las respuestas de ansiedad y a valorar las situaciones de una forma más adecuada y realista.