Inicio arrow Ansiedad/Fobias arrow Ansiedad SpanishCatalàEnglish
28.06.2017
Menu Inicio
Inicio
Artículos
Buscar
Contacta
Mapa Web
Menu Terapias
Somatic Experiencing
EMDR
Niños/Adolescentes
Terapia Individual
Terapia de Pareja
Terapia Familiar
Asesoramiento
Hipnosis
PNL
Novedades
Ansiedad Imprimir E-mail

ANSIEDAD

La ansiedad puede definirse como una respuesta emocional, que engloba tanto aspectos cognitivos desagradables (tensión y aprehensión), como aspectos fisiológicos (alto grado de activación del SNA), y motores, que suelen implicar conductas de carácter desadaptativo. La respuesta de ansiedad puede ser producida por estímulos externos o situacionales, o por estímulos internos al sujeto (pensamientos, ideas, imágenes, etc.), que son percibidos por el individuo como peligrosos y amenazantes. El tipo de estimulo capaz de evocar la respuesta de ansiedad vendrá determinado en gran medida por las características del sujeto.

AnsiedadEl límite entre la ansiedad normal y patológica viene determinado por la intensidad y duración de la respuesta y por la cantidad de estímulos que son capaces de evocar en nosotros dicha respuesta. Entre los diferentes trastornos de ansiedad que han sido descritos, nos encontramos con el trastorno de ansiedad generalizada, que según el DSM-V (1998), se caracteriza por una preocupación excesiva, ansiedad y expectación aprehensiva sobre una amplia gama de acontecimientos o actividades como el rendimiento laboral o escolar, que se prolonga más de 6 meses. Dicho estado es difícil de controlar por la persona que lo padece y se asocia a tres o más de los siguientes síntomas: inquietud o impaciencia, fatigabilidad fácil, dificultad para concentrarse o tener la mente en blanco, irritabilidad, tensión muscular, alteraciones del sueño (dificultades para concentrarse o mantener el sueño o sensación al despertarse de sueño no reparador).

Los pacientes ansiosos tienen una serie de distorsiones cognitivas en las que tienden a interpretar mayor cantidad de situaciones como peligrosas (pérdida, daño, enfermedad o muerte), y suelen cometer cuatro tipo de errores:

  • Sobreestimación de la probabilidad de un suceso temido.
  • Sobreestimación de la severidad de un suceso temido.
  • Infraestimación de los recursos de afrontamiento.
  • Infraestimación de las posibilidades de ayuda de otros.