Inicio arrow Terapia Familiar SpanishCatalàEnglish
miércoles, 28 junio 2017
Menu Inicio
Inicio
Artículos
Buscar
Contacta
Mapa Web
Menu Terapias
Somatic Experiencing
EMDR
Niños/Adolescentes
Terapia Individual
Terapia de Pareja
Terapia Familiar
Asesoramiento
Hipnosis
PNL
Novedades
Terapia Familiar Print E-mail

TERAPIA DE FAMILIA

Definición de familia

En Roma la familia designaba el conjunto de personas (parientes y criados) que vivían bajo la custodia del “padre de familia”.

Diccionario Robert: “Conjunto de personas unidas entre sí por el matrimonio y la filiación o excepcionalmente por la adopción”.

La tradición, la cultura, el contexto político, económico y social determinan el número elevado de parámetros, cuya complejidad impide una definición clara de la entidad “familia”.

Hay dos criterios constantes y universales: la alianza y la filiación, el modo de afinidad conyugal y el modo de descendencia.

Características de la familia actual

  • No se da la familia patriarcal más que en ciertos medios rurales
  • Aumenta el número de familias monoparentales
  • Aumenta el número de familias “reconstruidas”
  • La socialización temprana del niño se confía a la Escuela Infantil
  • La familia nuclear se desarrolla aislada de la familia extensa
  • Poco tiempo y espacio para la convivencia
  • Dificultades en la independencia de los hijos mayores
  • La desinstitucionalización del enfermo mental crónico configura una necesidad de padres coterapeutas
  • Resurge el interés por privilegiar el apoyo social que la familia pueda dar en situaciones de crisis, enfermedad y paro
  • La ley tiene que dar solución a problemas nuevos (adopción por homosexuales, etc.)
  • Mayor sensibilidad social y legislativa hacia el maltrato abuso y abandono infantil

Campo de la Terapia Familiar cognitivo-conductual

Consideramos en principio que es preciso intervenir en la familia (en uno, varios o todos los miembros) siempre que en el análisis funcional de la conducta se identifiquen contingencias mediadas por otras personas que no sean el propio objeto de la intervención, es decir, cuando el sujeto de la intervención no controla sus propias contingencias o cuando el problema afecta al grupo familiar.  

  • Bebés
  • Niños pequeños (retrasos, problemas de conductas, etc.).
  • Adolescentes con problemas de socialización y/o afectivos que repercuten, se mantienen u originan en el medio familiar
  • Pacientes (adolescentes o adultos) psiquiátricos, con cuadros de esquizofrenia, depresión. Déficits graves en el desarrollo.
  • Familias de muchachos delincuentes
  • Situaciones de crisis familiar
    • Divorcio
    • Enfermedades graves o fallecimientos
    • Accidentes
    • Crisis económicas. Cambios de residencia
    • Adopción y acogimiento familiar.
    • Familias identificadas con riesgo de maltrato, abuso o abandono
    • Familias monoparentales con riesgo de aislamiento

Crisis evolutivas y circunstanciales en la familia

  • Nacimiento de los hijos
  • Escolarización
  • Adolescencia
  • Independencia de los hijos
  • Jubilación
  • Enfermedades y anomalías de los hijos
  • Problemas de conducta de los hijos
  • Retraso en el desarrollo de los hijos
  • Problemas en la escolarización
  • Dificultades de aprendizaje
  • Embarazos no deseados
  • Adicciones
  • Delincuencia, violaciones
  • Separación y divorcio
  • Accidentes, enfermedades
  • Ausencias prolongadas de un miembro

TERAPIA SISTÉMICA

En la terapia sistémica, el terapeuta ,desde su primer encuentro con el paciente,

centra su interés y valoración en:

a) Qué sucede en las interacciones que el sujeto vive consigo mismo, con los demás y con el mundo.

b) Cómo funciona el problema que se presenta en el interior de este sistema relacional.

c) Cómo el sujeto ha intentado, hasta el presente combatir o resolver el problema(soluciones ensayadas).

d) Como es posible cambiar esta situación problemática de la manera mas rápida y eficaz (Nardone y Watzlawick.1992)

Con la terapia sistémica se pretende :

Evitar dependencias.

Nada se ha añadido que el paciente no tuviera.

Ha aprendido a percibir la realidad y a reaccionar frente a ella, utilizando positivamente sus propias dotes personales, gracias a experiencias guiadas por el terapeuta, pero ahora es absolutamente capaz de seguir solo.

La perspectiva sistémica, por sus características, se ha aplicado con mucha eficacia a las terapias de pareja o familia y en los conflictos en organizaciones, además de a multitud de problemas de relación intrapersonal.