Inicio arrow Depresión SpanishCatalàEnglish
28.06.2017
Menu Inicio
Inicio
Artículos
Buscar
Contacta
Mapa Web
Menu Terapias
Somatic Experiencing
EMDR
Niños/Adolescentes
Terapia Individual
Terapia de Pareja
Terapia Familiar
Asesoramiento
Hipnosis
PNL
Novedades
Depresión Imprimir E-mail

DEPRESIÓN

El trastorno depresivo afecta de un modo global a la persona, produciendo cambios que alcanzan a todas las áreas de su comportamiento.

La depresión es uno de los trastornos que con más frecuencia se ven en la práctica clínica, tanto como un cuadro psicopatológico en sí mismo, como asociado a otros trastornos. Es importante tomar conciencia de que precisa de una intervención específica por profesionales de la salud (psicólogo y/o médico-psiquiatra).

La incidencia de la depresión es bastante alta. Si bien los datos epidemiológicos son difíciles de estimar, se señala que en torno a un 15% de la población se ve afectada en algún momento por un episodio depresivo más o menos importante.

Las cifras de prevalencia del trastorno depresivo son prácticamente el doble en mujeres que en hombres, sin que existan grandes diferencias interculturales, lo cual puede estar relacionado con factores genéticos, si bien pueden reflejar diferentes tendencias educativas.

ImageLa depresión parece ser un fenómeno creciente entre las últimas generaciones, y especialmente entre los hombres. Se ha producido un aumento significativo de la incidencia de la depresión entre niños y adolescentes, así como de la conducta suicida asociada al trastorno depresivo. Precisamente, es esta asociación con la conducta suicida la que hace que la depresión sea uno de los cuadros psicopatológicos con más riesgo de mortalidad.

El término DEPRESIÓN es utilizado con demasiada frecuencia para definir estados de tristeza pero que no constituyen, o no cumplen los requisitos para el diagnóstico de una depresión clínica.

La tristeza es un síntoma importante de la depresión, pero desde luego no el único. Por tanto, el trastorno depresivo ha de ser considerado como un síndrome.

De todas formas, no resulta fácil diferenciar la depresión clínica de los estados de ánimo depresivos más o menos transitorios y cotidianos. Lo cierto es que no existe un acuerdo respecto a los límites que separan la depresión normal de la clínica. Para algunos autores, las diferencias sólo están en la intensidad de los síntomas, mientras que para otros la diferencia es cualitativa, es decir, son entidades diferentes en las que la intensidad es sólo un parámetro más.

De todo ello se desprenden las numerosas clasificaciones y criterios diagnósticos de la depresión, lo que ha dado lugar a una gran cantidad de etiquetas, muchas de las cuales carecen de rigor metodológico y de justificación científica. La gran variedad de síntomas que abarca la depresión, es una de las principales causas de las dificultades para una adecuada clasificación. Por otro lado, la presencia de estados depresivos en un gran número de cuadros psicopatológicos, así como su asociación a una gran cantidad de otro tipo de patologías, hace aún más difícil su delimitación y categorización.